A las papas o patatas les gusta el sol, pero hay que tener cuidado de que no haga mucho calor, por eso el clima del Montseny es perfecto para las patatas, dado que el exceso de calor puede afectar el desarrollo de la planta.