El tomate necesita mucho riego y un suelo muy abonado, porque tiene altos requerimientos de nutrientes. Existen varios preparados orgánicos para controlar a estos insectos y enfermedades, como el purín de ortiga, el paraíso fermentado, el aceite mineral, el bicarbonato de potasio, el cobre y el azufre, entre otros.